Con Jesus

 

Home Inicio Quienes Somos - About Calendario Eventos Contactenos
Bookmark and Share

Get this RSS FEED

 

Lecturas y Evangelio del Domingo

Lectura Dominical Sun Nov 02 2014



Conmemoración de todos los Fieles Difuntos

Sabiduría  3,1-9

Los que le son fieles permanecerán junto a él en el amor.

Las almas de los justos están en las manos de Dios, y no los afectará ningún tormento.

A los ojos de los insensatos parecían muertos; su partida de este mundo fue considerada una desgracia y su alejamiento de nosotros, una completa destrucción; pero ellos están en paz. A los ojos de los hombres, ellos fueron castigados, pero su esperanza estaba colmada de inmortalidad.

Por una leve corrección, recibirán grandes beneficios, porque Dios los puso a prueba y los encontró dignos de él. Los probó como oro en el crisol los aceptó como un holocausto. Por eso brillarán cuando Dios los visite, y se extenderán como chispas por los rastrojos. Juzgarán a las naciones y dominarán a los pueblos, y el Señor será su rey para siempre. Los que confían en él comprenderán la verdad y los que le son fieles permanecerán junto a él en el amor.

Porque la gracia y la misericordia son para sus elegidos.

Salmo  23: 1 - 6

El Señor es mi pastor, nada me puede faltar. 

Él me hace descansar en verdes praderas,  me conduce a las aguas tranquilas y repara mis fuerzas; me guía por el recto  sendero, por amor de su Nombre. R/

Aunque cruce por oscuras quebradas,  no temeré ningún mal,  porque tú estás conmigo: tu vara y tu bastón me infunden  confianza. R/

Tú preparas ante mí una mesa, frente a mis enemigos; unges con óleo mi cabeza y mi copa rebosa. R/

Tu bondad y tu gracia me acompañan a lo largo de mi vida;  y habitaré en la Casa del Señor,  por muy largo tiempo. R/

Romanos 5,5-11

Cristo murió por nosotros cuando todavía éramos pecadores

La esperanza no quedará defraudada, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo, que nos ha sido dado. En efecto, cuando todavía éramos débiles, Cristo, en el tiempo señalado, murió por los pecadores. Difícilmente se encuentra  alguien que dé su vida por un hombre justo; tal vez alguno sea capaz de morir por un bienhechor.

Pero la prueba de que Dios nos ama es que Cristo murió por nosotros cuando todavía éramos pecadores. Y ahora que estamos  justificados por su sangre, con mayor razón seremos librados por él de la ira de Dios.  Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más ahora que estamos reconciliados,  seremos salvados por su vida. Y esto no es todo: nosotros nos gloriamos en Dios, por medio de nuestro Señor Jesucristo, por  quien desde ahora hemos recibido la reconciliación.

San Juan 6, 37-40

El que ve al Hijo y cree en él, tenga Vida eterna y  que yo lo resucite en el último día.

Todo lo que me da el Padre viene a mí, y al que venga a mí yo no lo rechazaré, porque he bajado del cielo, no para hacer mi  voluntad, sino la de aquel que me envió. La voluntad del que me ha enviado es que yo no pierda nada de lo que él me dio, sino  que lo resucite en el último día. Esta es la voluntad de mi Padre: que el que ve al Hijo y cree en él, tenga Vida eterna y  que yo lo resucite en el último día».


 

Lecturas y Evangelio del Domingo

Subscribe in a reader

 

emailRecibe la Lectura Dominical - Evangelio y Lecturas del Domingo via Email

 

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

ConJesus.org Derechos Reservados Copyright © 2009 Con Jesus . org Con Jesus Nada Me Falta...