Con Jesus

 

 

 

Home Inicio Quienes Somos - About Calendario Eventos Contactenos
Bookmark and Share

Get this RSS FEED

 

Lecturas y Evangelio del Dia

Lectura Misa del Dia Jueves Septiembre 14 2017



Fiesta de la Exaltación de la santa Cruz

Números 21, 4-9

Si alguno era mordido y miraba la serpiente de bronce quedaba curado.

En aquellos días, el pueblo se impa­cientó y murmuró contra Dios y con­tra Moisés, diciendo: “¿Para qué nos sacaste de Egipto? ¿Para que murié­ramos en el desierto? No tenemos pan ni agua y ya estamos hastiados de esta miserable comida”.

Entonces envió Dios contra el pueblo serpientes venenosas, que los mordían y murieron muchos israelitas. El pueblo acudió a Moi­sés y le dijo: “Hemos pecado al murmurar contra el Señor y contra ti. Ruega al Señor que aparte de nosotros las serpientes”. Moisés rogó al Señor por el pueblo y el Señor le respondió: “Haz una ser­piente como ésas y levántala en un palo. El que haya sido mordi­do por las serpientes y mire la que tú hagas, vivirá”. Moisés hizo una serpiente de bronce y la levantó en un palo; y si alguno era mordido y miraba la serpiente de bronce, quedaba curado.
 
Filipenses 2, 6-11

Cristo se humilló a sí mismo, por eso Dios lo exaltó sobre todas las cosas.

Cristo Jesús, siendo Dios, no con­sideró que debía aferrarse a las prerrogativas de su condición di­vina, sino que, por el contrario, se anonadó a sí mismo tomando la condición de siervo, y se hizo se­mejante a los hombres.

Así, hecho uno de ellos, se hu­milló a sí mismo y por obediencia aceptó incluso la muerte, y una muerte de cruz.

Por eso Dios lo exaltó sobre to­das las cosas y le otorgó el nombre que está sobre todo nombre, pa­ra que, al nombre de Jesús, todos doblen la rodilla en el cielo, en la tierra y en los abismos, y todos reconozcan públicamente que Je­sucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

Del salmo 77

No olvidemos las hazañas del Señor.

Escucha, pueblo mío, mi ense­ñanza; presten oído a las palabras de mi boca. Abriré mi boca y les hablaré en parábolas; anuncia­ré lo que estaba oculto desde la creación del mundo. R/.

Cuando Dios los hacía morir, lo buscaban y madrugaban para volverse hacia Él. Se acordaban de que Dios era su auxilio; el Dios altísimo, su redentor. R/.

Lo adulaban con su boca, le mentían con su lengua; su cora­zón no era sincero con Él, ni eran fieles a su alianza. R/.

Pero Él sentía lástima de ellos, les perdonaba su culpa y no los destruía. Muchas veces dominó su ira y apagó el furor de su có­lera. R/.

Juan 3, 13-17

El Hijo del hombre tiene que ser levantado.

En aquel tiempo, Jesús dijo a Ni­codemo: “Nadie ha subido al cielo sino el Hijo del hombre, que bajó del cielo y está en el cielo. Así co­mo Moisés levantó la serpiente en el desierto, así tiene que ser le­vantado el Hijo del hombre, para que todo el que crea en Él tenga vida eterna.

Porque tanto amó Dios al mun­do, que le entregó a su Hijo úni­co, para que todo el que crea en Él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo para condenar al mundo, si­no para que el mundo se salvara por Él”.

 


Lecturas y Evangelio del Dia

Subscribe in a reader emailSubscribe to Lecturas y Evangelio de la Misa del Dia - Liturgia Diaria by Email

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

ConJesus.org Derechos Reservados Copyright © 2009 Con Jesus . org Con Jesus Nada Me Falta...